Contador web

sábado, noviembre 25, 2006

DE LA "CULTURA OCCIDENTAL" A LA "RACIONALIDAD MODERNA"

Si hay una expresión ambigua, general, abstracta, casi vacía de contenido que convenientemente podemos ir rellenando de lo que nos interesa en cada momento, esa es la expresión "cultura occidental". No digo que esté prohibido utilizarla, pero, si lo hacemos, tenemos que ser conscientes de sus enormes limitaciones.
-Primero: tiene el problema de cualquier definición de una "cultura" dada: el peligro del "esencialismo", que ya hemos tratado en otras ocasiones.
-Segundo: cuanto más amplio sea el grupo del que se predica la "cultura" más inexacto es el término. En este caso, parece que nos referimos a mil o a miles de millones de personas
-Tercero: se define por oposición a un "Oriente" imaginario y simplificado. Un "oriente" que no está en oriente, sino en todas partes. De esta manera, en un discurso autorreferente, se construye la definición de "cultura occidental", por oposición a lo que creemos que son los Otros; y terminamos concibiendo a los "Otros" por oposición a nuestro propio concepto simplificado de la "cultura occidental", cayendo en estereotipos sencillos y en visiones idealizadas de nuestra cultura que no tenemos en la vida cotidiana. Aunque en la vida normal somos capaces de ver las diferencias dentro de los "occidentales", los Otros quedan simplificados en un mismo saco (o en un número muy limitado de sacos) que se presume homogéneo, ignorándose las profundas diferencias culturales en su seno. Esto es lo que se llama en Psicología Social: "percepción de heterogeneidad del endogrupo e ilusión de homogeneidad del exogrupo" y es una tendencia general que se aplica casi a cualquier cosa.
-Cuarto: divide la realidad en función de un principio geográfico, enormemente inexacto. Así, podemos ser incapaces de ver los rasgos de "cultura occidental" que puede tener un país africano o un terrorista islámico (sencillamente porque los hemos situado al otro lado del abismo) o los rasgos de tradición premoderna que subsisten en los países "occidentales" -que se parecen a los rasgos premodernos de muchos otros sitios.
-Quinto: mezcla confusamente lo que es "evolutivo" (y por tanto implica una superioridad fáctica, que no moral) y lo que no lo es. Los antiguos evolucionistas, por ejemplo, describían una evolución de las "religiones" (y por supuesto, el "cristianismo" era más "avanzado" que la religiosidad primitiva, aunque algunos propugnaran su desaparición). Ciertamente, distintas estructuras sociales e infraestructuras económicas implican también distintas formas ideológicas o religiosas, pero a veces la conexión se muestra de manera demasiado simple.
El "cristianismo", por ejemplo, se considera habitualmente como uno de los rasgos más básicos de la "cultura occidental" pero ello no significa que sea una forma más "evolucionada" que otras religiones -en el sentido de "eficaz en la adaptación al medio". El éxito en su difusión puede deberse en parte a su vigor simbólico, pero mucho más claramente está determinado por su asociación histórica con sociedades "modernas", que siempre tienen las de ganar. No creo que el "cristianismo" haya influido significativamente en el triunfo de los europeos en el plano de los hechos; sí lo han hecho las relaciones reales de poder y también una serie de rasgos socio-culturales que quizás podríamos englobar en otra macro-categoría menos imprecisa: la "racionalidad moderna". A base de convivir con ella, el "cristianismo" se ha contagiado en parte de la racionalidad moderna (y sobre todo de sus antecedentes), pero también ha convivido con muchas otras pautas y se ha adaptado a ellas; en muchas ocasiones, el cristianismo y otros rasgos de la "cultura occidental" operan incluso como supervivencia de tradiciones premodernas.
Hablar de "cultura occidental" no tiene mucho sentido ni utilidad en la mayoría de los casos. En cambio, hablar de "racionalidad moderna" nos ayuda a entender mucho mejor algunos de los conflictos socio-culturales de nuestro tiempo: el conflicto entre tradición y modernidad que se produce en los países occidentales sobre todo a partir de la industrialización y que en cierto modo es la raíz del pensamiento sociológico, el que se produce actualmente en todos los países del mundo -pues la implacable modernidad ya lo ha cubierto todo-, el que se produce en los desplazados del campo a la ciudad en los países pobres y también el que pudiera producirse en los países ricos como consecuencia de la llegada de inmigrantes, que ya están indudablemente "modernizados", pero en distinto grado o de diferente manera. Sigue siendo una simplificación, pero ésta me parece bastante más útil.

6 comentarios:

Andrés Boix Palop dijo...

Me ha gustado a mí siempre más mundo civilizado que cultura occidental. Me alegra saber que es más atinado, dado que entronca más claramente con la racionalidad moderna. Lo que pasa es que no es para estar optimistas con respecto a su capacidad de penetración. Iba a hablar de la existencia de una cultura jurídica occidental, con rasgos comunes propios muy evidentes y opuestos a otros modelos, que todos reconocemos. y que, claro, entronca con esa moderna racionalidad. Pero tu lucha contra los molinos de viento de la irracionalidad y su persistencia frente a una explicación articulada, tan bellamente simbolizada en tu discusión al hilo de la aberración que suponen las pensiones de viudad me ha dejado sus fuerzas.

Antonio Álvarez del Cuvillo dijo...

Gracias, Andrés.

Lo de la civilización, en la antropología clásica se refería a las sociedades urbanas y agrarias. Yo creo que la penetración de la racionalidad moderna es imparable, a ver si hoy escribo sobre ella. Lo que pasa es que nunca es absoluta ni lo puede ser (ni, seguramente lo debe ser). Ni, en cierto sentido es un valor en sí misma: tiene ventajas e inconvenientes (funciona perfectamente en todos los totalitarismos, por ejemplo o en el planeamiento de los atentados del 11-M). Decía Castells que lo del conocimiento y la ciencia y la razón y todo eso está muy bien, pero que luego en el fondo, lo que nos mueve y lo que nos aporta sentido es irracional. Y lo que importa a la hora de valorar es qué irracionalidad nos mueve. La racionalidad moderna sólo consigue que lleguemos a donde queremos.

Por una suerte de "tropo" social, adherimos aquella parte irracional de nuestras pautas culturales a la "racionalidad moderna", lo que nos impide ver hasta qué punto ha avanzado en otros contextos. De ahí mi necesidad de diferenciar analíticamente.

Con esto no quiero decir que no sean compartimentos estancos. Ya que hablas de modelo jurídico, del individualismo propio de la racionalidad moderna podemos entresacar el principio de responsabilidad individual. Y sin embargo, en todos los contextos culturales, unos, otros y aquellos jugamos constantemente a fraguar responsabilidades "colectivas" y así, tenemos, por ejemplo a Aznar diciendo que los "musulmanes" tienen que pedir perdón por "habernos" invadido hace la tira o resulta que los españoles nos tenemos que culpabilizar colectivamente por las cosas que hicieron en América nuestros antepasados -o los antepasados de los actualmente latinoamericanos, claro. De una manera u otra, esta irracionalidad de las pautas culturales nunca va a ser sustituida completamente por la racionalidad moderna, aunque sí puede ser atenuada.

(Para el resto y que no nos perdamos, lo de las prestaciones de viudedad es otro debate en www.areopago.eu)

Redneck dijo...

Hola, querido amigo Areopagítez. No tengo tiempo de elaborar un comentario todo lleno de palabras malsonantes pues me están mirando con mala cara ahora mismo, pero quería dejar constancia de que soy fan de tu blog pese a la ausencia de tetas.

Antonio Álvarez del Cuvillo dijo...

Gracias, amigou. Procuro no poner tetas para que los aficionados (o aficionadas) a su contemplación no distraigan aún más su mirada del texto, ya de por sí insufrible. Competencia desleal sería eso.

Anónimo dijo...

me parece que el titulo esta mal, deberia llamarse "mi pensamiento de lo que es la cultura occidental",lo digo porque buscaba informacion acerca de su historia y demas, y me encuentro con una exposicion de pensamientos que esta muy buena pero que llamaria mas adectos si se explicara mas

Antonio Álvarez del Cuvillo dijo...

Gracias, anónimo. En cualquier caso, "mi pensamiento sobre..." se tiene que sobreentender en todas las entradas de este blog (y en cierto sentido, por cierto, en todo lo que leas en otros sitios).