Contador web

viernes, agosto 31, 2007

EXTRANJERO EN TIERRA EXTRAÑA (IV) EL BLUES DEL EXTRANJERO

Seguimos con el juego de las canciones. En este caso, parece que en la letra de este viejo blues tantas veces versionado, la experiencia de "extrañamiento" no es metafórica... pero en este caso no creemos que haya traspasado las fronteras formales de ningún estado-nación. La experiencia es vieja y no depende de donde pintemos las fronteras. La letra pierde mucho con mi horrenda traducción, poco literal, y además el vídeo no se corresponde exactamente con ninguna de las versiones que encuentro en Internet, ni siquiera con las dos de los intérpretes que salen en el vídeo. Así que he tenido que afinar el oído, pero no lo suficiente para saber qué dice la canción tras la exclamación de ¡Extranjero!, así que me lo invento.

Insisto en lo que decía en el comentario a la canción de Clapton. No se trata de que nos deprimamos o nos volvamos pesimistas. Se trata de expresar una experiencia real para que podamos entenderla y si acaso conjurarla: lo que cuenta el bluesmen se lo he oído a otras personas con otras palabras e historias para no dormir.



Aquí soy extranjero, caí por tu ciudad.
Aquí soy extranjero, caí por tu ciudad.
Al ser extranjero, todo el mundo abusa de mí.

A veces me pregunto por qué hay quien trata así a los extranjeros.
Sí, a veces me pregunto por qué hay quien trata así a los extranjeros.
Podría ser el mejor amigo que nunca vas a conocer.

Escribiré a mi padre para que me mande el billete de vuelta.
Sí, voy a escribir a mi padre para que me mande el billete de vuelta.
Si no me lo envía, no me importa volver andando.

Volveré a casa gastando 99 pares de zapatos.
Volveré a casa gastando 99 pares de zapatos.
Cuando haya regresado, se acabará el viejo blues del extranjero.

Me pregunto si mi chica sabe que estoy aquí.
Sí, Dios, me pregunto si mi chica sabe que estoy aquí.
Si es así, no parece que le importe.

No le importo a nadie y te diré por qué...
Nadie me quiere y te diré por qué...
es porque soy extranjero ¡extranjero! es la verdad

Aquí soy extranjero, caí por tu ciudad.
Aquí soy extranjero, caí por tu ciudad.
Te lo pediré como un favor:
Por favor, no me rechaces.

2 comentarios:

Jluis dijo...

Antonio, estoy disfrutando especialmente de esta serie. Enhorabuena.

La música y otras formas de expresión artística o literaria como los cuentos o la fotografía nos abren la puerta a esa empatía que tu refieres.

Son esenciales para volver a dar "saliencia" y acercarnos esas historias que por repetidas van perdiendo color y se nos van tornando más ajenas.

Lo dicho. Enhorabuena.

Antonio Álvarez del Cuvillo dijo...

Pos gracias. Creo que esta semana terminaré con la serie de la música, y luego, seguiré procrastinando lo que tenía previsto del mercado de trabajo, porque ahora me apetece meterme en la cuestión de las razas.