Contador web

viernes, marzo 30, 2007

IDENTIDADES NACIONALES (I)

La "identidad" referida a un individuo parece a primera vista un pleonasmo: todo el mundo es igual a sí mismo; en todo caso podría referirse a la (relativa) continuidad de la personalidad a lo largo del tiempo: venía a derir Heráclito que en el mismo río nos bañamos y no nos bañamos, porque somos y no somos los mismos.

Pero los seres humanos jamás hemos sido individuos aislados de la vida social. Somos también personas y nos definimos por nuestros personae, las máscaras que llevamos en el teatro de la vida; percibimos, experimentamos o quizás solo sospechamos, que somos más que un conjunto de roles sociales, pero sólo en medio de ellos podemos ser nosotros mismos. Así, construimos nuestra identidad mirándonos en el espejo de los grupos sociales de los que nos sentimos miembros, de acuerdo con la Teoría de la Identidad Social de Tajfel y Turner. Esta teoría también nos cuenta que a veces el espejo es el de la Madrastra, lo que motiva que a veces, para sentirnos a gusto con nosotros mismos, tengamos que mirar por encima del hombro a otros grupos.

Las categorías sociales que utilizamos para mirarnos a nosotros mismos (y que la gente utiliza para mirarnos a nosotros, aunque no nos percibamos miembros de esos grupos), pueden ser de muy distintos tipos: el género, la edad, la ideología, la religion, la orientación sexual... Tradicionalmente han sido muy importantes las categorías étnicas, culturales, lingüísticas, raciales: las que se refieren al origen, las que construyen un linaje común, las que implican la pertenencia a un grupo de base territorial. Normalmente, en una misma persona conviven diversas categorías étnicas, pero en las sociedades tradicionales, en las que la mayoría de las interacciones sociales y económicas se producían en un contexto muy reducido, también eran limitadas las categorías de este tipo; simplificando, nosotros somos la gente de la misma aldea o del mismo grupo de parentesco, luego está el resto de la gente normal, "todo cristiano" y si acaso una categoría difusa, a veces legendaria de "verdaderamente Otros". Ciertamente, en ciertos contextos sociales, algunas élites fueron desarrollando conciencias colectivas más amplias, pero, desde luego su ideología no era compartida por la inmensa mayoría de la población, que, salvo en épocas de movimiento migratorio, vivía y moría en la tierra de sus padres, quizás sin haber salido nunca de ella.

Por supuesto, más adelante entraron en juego las naciones, pero de ello mejor me ocuparé en la próxima entrada.

3 comentarios:

Jluis dijo...

Hola Antonio...

El papel de la identidad me interesa especialmente, sobre todo a raiz de leer a Manuel Castells.

En su caso plantea como la identidad se define en gran parte en contraposición a identidades culturales o sociales diferentes.

Mas allá de cuanto se debe a un o a otro lado, si me resulta interesante esta última relación. La identidad propia y su delimitación ante la identidad ajena.

¿No se si me explico?

un saludo.

Antonio Álvarez del Cuvillo dijo...

Gracias. Pues sí, se entiende. Creo que incluso desde la semántica (análisis componencial) se considera que todas las categorías se definen mediante contraste (muchas veces dicotómico). Construir una categoría implica configurar una oposición (lo que, cuando se aplica a categorías sociales se mezcla con otros factores). Puede resultarte interesante la teoría de la identidad social de Tajfel y Turner, mencionada de vez en cuando en este blog: básicamente, consiste en que construimos nuestra identidad social a través de nuestra adscripción a determinadas categorías sociales. Esta adscripción implica una oposición con unos Otros; para obtener una identidad social positiva se forzamos una comparación con aquellos Otros que nos resulte beneficiosa.

Jluis dijo...

Si Antonio... a raiz de las referencias de tu blog, he rescatado algunos documentos que tengo referentes a la Teoría de la Id Social y los tengo a la espera de "atacarlos" en estos días.

En todo caso, la influencia de la presencia de "otros" con identidades diferenciales en la "solidificación" y "rigidez" con que se define la identidad propia, me parece fundamental en el ámbito de la interculturalidad. Más allá de los beneficios de la comparación, me parece significativo el caracter defensivo adopatado en tantas ocasiones.

Tal como tu indicas las identidades se convierten en artificios cuando se construyen bajo el signo de la oposición.

Un saludo.